Un guardia civil registra la celda de uno de los presos acusados ​​de radicalizar a otros presos en una imagen cedida por la Guardia Civil.
Un guardia civil registra la celda de uno de los presos acusados ​​de radicalizar a otros presos en una imagen cedida por la Guardia Civil.EL PAÍS

La guardia civil detuvo a tres detenidos radicales en prisión el miércoles pasado como presuntos miembros de una célula de reclutamiento yihadista que ha estado amenazando a otros presos musulmanes de seguir los postulados del Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés). El grupo incluso golpeó a un preso que se negó a unirse a ellos y resultó gravemente herido. Según el Ministerio del Interior, los tres detenidos han cumplido condenas por delitos comunes.

El presunto líder de la conspiración, Mohamed F., de 40 años y de origen marroquí, fue detenido en el Centro Penitenciario de Daroca (Zaragoza). Sus dos compañeros, Mohamed A. (43) y Karroubi B. (62), ambos nacidos en Argelia, fueron notificados de la detención en la prisión de Murcia II, en la ciudad de Campos del Río. Finalmente, los agentes intervinieron en su celda, confeccionando un cuchillo casero -conocido en prisión como ‘brocheta’ – con hojas de afeitar. Todos tienen documentación en árabe que se analiza.

Los tres internos chocaron en el Centro Penitenciario de Murcia, donde los agentes penitenciarios de los grupos de seguimiento y control -cuya función es vigilar a los presos peligrosos- rastrean su actividad de reclutamiento a mediados de 2019. Para ello, los tres presos se acercaron a los presos musulmanes y los animaron a unirse al grupo y seguir los preceptos más estrictos del Islam. Al mismo tiempo, hicieron proclamas a favor de las actividades terroristas del Estado Islámico. El líder elogió los atentados de Barcelona y Cambrils, que mataron a 16 personas en agosto de 2017.

Prisioneros con sentencias cortas

Durante las investigaciones, denominadas Operación Triángulo, los investigadores notaron cómo los que ahora están detenidos siempre han seleccionado a los presos con sentencias cortas o al borde de ser liberados, lo que sugiere que una vez que salgan de la cárcel, alguien se pondría en contacto para continuar el trabajo a favor de la yihad. . Los presos que resistieron sus postulados radicales fueron forzados, a veces con amenazas a sus familiares si eran de la misma región de origen que ellos. En al menos un caso, golpearon al prisionero que rechazaron.

Este atentado, ocurrido en enero de 2020, supuso el traslado de Mohamed F. al Penal de Daroca, donde fue imputado por las instituciones penitenciarias en el Archivo Especial de Vigilancia de Reclusos (FIES) por su capacidad de liderazgo. Este recluso ingresó a la prisión en 2017 para cumplir una sentencia de siete años por agresión sexual. Los otros dos detenidos, que permanecieron en la cárcel de Murcia, estuvieron más tiempo en la cárcel. Karroubi fue detenido en 2016 tras ser condenado a diez años por robo con violencia empresarial, falsificación de documentos públicos, estafa y robo en una casa habitada. Mohamed A. ha estado cumpliendo una condena de 20 años por asesinato, detención ilegal, robo a la fuerza, lesiones y salud pública desde 2009.

Fuentes en la lucha contra el terrorismo destacan el protagonismo que el Estado Islámico en su último comunicado otorga a los presos yihadistas en su estrategia y el riesgo que suponen muchos de ellos cuando son liberados. La Fiscalía de la Audiencia Nacional también señala en su último informe anual: “Las cárceles se han convertido en una de las principales fuentes de reclutamiento, radicalización y adoctrinamiento”. El interior ha sometido durante años a los presos musulmanes más radicales a un estricto control, dividiéndolos en tres grupos. El primero consta actualmente de 107 presos y está formado por los condenados por terrorismo. El segundo está formado por 44 que, al igual que los tres ahora detenidos, van a prisión por un delito común, pero han llevado a postulados religiosos radicales y la defensa de la violencia, de la que hacen proselitismo. El tercer grupo incluye a los llamados ‘presos vulnerables’, presos que están en peligro de ser capturados por su situación personal o social. Según fuentes penitenciarias, la prisión contiene 72 presos.

Operaciones Escribano y Kafig

Esta no es la primera vez que las fuerzas de seguridad del Estado actúan contra grupos de presos radicales en prisión. En octubre de 2018, en la denominada Operación Escribano, la Guardia Civil y Prisiones desarticuló una red de radicalización formada por 17 cárceles, en la que participaban 26 presos musulmanes, la mayoría de los cuales fueron tomados por actividades terroristas, aunque también hubo presos por ordinarios. delitos que han tomado posiciones extremistas en la cárcel precisamente por las actividades del grupo. Entre los arrestados se encontraban dos de los culpables de los ataques del 11-M: Jamal Zougam y Hassan El Haski.

En febrero de 2019, fue la Policía Nacional quien derribó una celda de adoctrinamiento en una prisión en la Operación Kafig, en este caso en la prisión de Valdemoro (Madrid). Posteriormente, siete personas fueron detenidas, incluidos cinco presos comunes que se habían radicalizado dentro de la prisión. Uno de ellos, Suleiman EM, presuntamente obligó a los prisioneros musulmanes a cumplir los preceptos del Islam más estricto y a mirar videos radicales. Luego, seleccionaría presos específicos y sugeriría que llevaran a cabo ataques tan pronto como fueran liberados de prisión. Para convencerlos les ofrecieron entre medio millón y un millón de euros para sus familias.

En diciembre de 2020, la Guardia Civil detuvo a Yassine K., un preso de 33 años condenado por delitos comunes en la Penitenciaría de Las Palmas II, que presuntamente se radicalizó en la cárcel y mostró su intención de atentar contra una célula creadora yihadista cuando fue liberado de prisión. La investigación reveló que este preso logró contactar con miembros del crimen organizado desde la prisión con el presunto propósito de obtener armas de fuego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *